El suicidio de un joven que conmovió a Italia y reabrió el debate sobre la legalización de las drogas

0

Un joven italiano de 16 años se suicidó tirándose desde una ventana durante un allanamiento de la policía que estaba buscando drogas en su casa, en Lavagna, en la provincia de Génova.

Unas horas antes, al chico le habían sido encontrados 10 gramos de hachís durante un control policial en la salida de la escuela. Tras ese primer control, la madre se dirigió a las autoridades para que realizaran la pesquisa que terminó en tragedia. “No sabía qué más hacer para convencerlo a dejar las drogas”, dijo el comandante de la Guardia di Finanza  encargado del allanamiento.

En Italia la muerte del chico se convirtió rápidamente en un caso nacional y reabrió el debate sobre la legalización de las drogas y la manera en que la ley italiana y las fuerzas de seguridad tratan a los pequeños consumidores de estupefacientes (la cantidad de droga encontrada al chico -10 gramos- se considera compatible con el uso personal).

En una nota para el diario italiano La Repubblica  el periodista y escritor Roberto Saviano -célebre por haber contado en sus libros el funcionamiento de las mafias y del narcotráfico- escribió sobre la manera en la que en Italia se trata el consumo de drogas: “Si te encuentran con drogas eres una mierda y estás arruinado durante toda la vida. La tuya y la de tu familia. No hay apelación. No hay posibilidad de rescate”, consideró.

Saviano también cuestionó la magnitud del despliegue policial para un chico de 16 años y sin antecedentes cuando, en otros casos, las autoridades no suelen actuar con la misma severidad en las zonas donde se trafican las drogas.

“La droga que se vende en las escuelas es proporcionada por los carteles criminales. ¿El problema son ellos o los estudiantes que fuman?”, se preguntó, pidiendo la legalización de las drogas “livianas” para dejar de “regalarle a las mafias un mercado de entre 4 y 9 mil millones de euros”.

La nota de Saviano -muy compartida y comentada en los medios y en las redes sociales- despertó las críticas de algunos políticos conservadores que acusaron al escritor de utilizar un caso tan delicado como el suicidio de un adolescente para relanzar una campaña en favor de la legalización del uso de estupefacientes.

 

Por otro lado, durante el funeral en el que participaron cerca de 2 mil personas, la madre del joven, Antonella Riccardi, habló en contra del consumo de drogas. “Quieren hacerles creer que fumar un porro es normal, que no contar sus problemas es normal, que ir cada vez más allá es normal. Alguien quiere ahogarlos“, dijo la mujer en un desgarrador discurso dirigido a los jóvenes.

“Sean protagonistas de sus vidas y busquen lo extraordinario. Extraordinario es dejar el celular y mirarse en los ojos, en lugar de mandar emoticones en WhatsApp. Extraordinario es tener la valentía de decirle a una chica que es bella en lugar de esconderse detrás de las preguntas de Ask”, continuó.

 “Extraordinario es tener la valentía de decir lo que saben. Para mi hijo es demasiado tarde, pero podría no serlo para ustedes”.

Durante la ceremonia, la mujer agradeció además a las fuerzas de seguridad por “haber escuchado el grito de desesperación de una madre que no podía aceptar ver a su hijo perderse”.

Luego, se dirigió a los padres: “Somos nosotros quienes tenemos que entender que el desafío educativo no se gana actuando solos, en la intimidad de nuestras familias. Sobre todo cuando ésta se convierte en connivencia para defender una fachada“.

Share.

Comments are closed.