Jordan Peele estremece a Hollywood con ¡Huye!

0

Los momentos más inquietantes de la película de terror ¡Huye!, el debut como director de Jordan Peele que llega hoy a salas de cine uruguayas, no son los que involucran elementos sobrenaturales. En cambio, son los intercambios de aparente carácter mundano que ocurren entre sus personajes y delatan parte de una problemática presente que afronta a la población negra estadounidense, de clase y media con educación terciaria, con el sector blanco y liberal de ese país.

Publicitada como un “thriller social”, ¡Huye! se estrena de forma sorpresiva en la cartelera uruguaya, pero su llegada habla del éxito que cosechó entre la crítica y el público en Estados Unidos y motivó al estudio Universal a emprender la distribución internacional del filme.

La película de Peele fue producida con un presupuesto moderado dentro de los estudios Blumhouse –responsables de las sagas Actividad paranormal, La noche del demonio y 12 horas para sobrevivir– y ha sido elogiada por su uso del terror y horror para tratar inquietudes sociales, al igual que su relato original de gran entretenimiento y confección cinematográfica.

El relato narra la visita del fotógrafo negro Chris Washington (Daniel Kaluuya, protagonista del segundo episodio de la serie Black Mirror) a la familia de su pareja blanca Rose Armitage, durante un fin de semana en la ostentosa casa de los padres de ellas.

La distinción racial del elenco es relevante porque refleja la principal inquietud del protagonista que surge ante su desconocimiento sobre la relación que establece con sus suegros, presentados inicialmente como estadounidenses liberales sin una gota de racismo en su sangre. Claro que para los propósitos de Peele, quien también escribió el filme, los Armitage (Bradley Whitford y Catherine Keener) guardan un secreto terrible.

Entre una constante necesidad de los Armitage de mostrar empatía con los problemas de la raza de su yerno y una celebración entre amigos de la familia en la que Chris es (aparentemente) el único negro, Peele desentraña la incomodidad más perturbadora que pueda escuchar una persona en el lugar de su protagonista al tratar con un grupo de adultos mayores blancos que se muestran excesivamente fascinados con la cultura negra.

Peele, quien muestra destreza a la hora de ubicar la cámara según la escena lo requiera, aleja al espectador de momentos indefensos (como la bienvenida de Chris al hogar Armitage) para aislarlo, una sensación que toma un carácter visual cuando la hipnosis se impone como una herramienta antagonista del filme, a la que no le sobran momentos de terror psicológico y hasta un poco de gore.

No será la primera vez que el director muestre un debate racial dentro de la industria del espectáculo. Ya lo ha hecho junto a su colega Keegan-Michael Key en el excelente show de comedia Key & Peele, cuyos videos pueden encontrarse en YouTube.

¡Huye! en tanto significa un avance más que auspicioso para la carrera de Peele gracias a la originalidad de una historia que lleva al cine de género hacia nuevos horizontes. Habrá que estar muy atentos al siguiente proyecto del realizador cuando sea anunciado.

Fuente: El observador.

Share.

Comments are closed.