Analgésicos comunes están relacionados con mayor riesgo de ataques cardiacos, según estudio

0

Aunque sean de venta libre, los analgésicos comunes (o medicinas antiinflamatorias no esteroideas) están relacionados con un mayor riesgo de sufrir ataques cardiacos, según un nuevo estudio.

La probabilidad de experimentar un ataque cardiaco aumentó en promedio entre un 20% y un 50% comparado con alguien que no toma esos medicamentos, independientemente de la dosis y del tiempo durante el cual se tomen los medicamentos, afirma la investigación.

Los resultados son observacionales y están basados en una asociación con medicinas que, sin embargo, no han probado ser causa directa de los infartos.

Ese grupo de medicamentos incluyen el ibuprofeno, diclofenaco, celecoxib y naproxeno, que se venden sin o con fórmula médica en altas dosis, para aliviar el dolor o la fiebre causada por varios factores, como un resfriado, un dolor de cabeza, dolor de espalda o cólicos menstruales. Esa amplitud de usos implica que también son tomados cada vez que se necesita, por cortos periodos de tiempo.

De acuerdo con la investigación, el nivel de riesgo aumentó solo una semana después de comenzar a usar cualquiera de las drogas en esa categoría y en cualquier dosis, y el riesgo asociado con tomar dosis más altas fue mayor en el primer mes.

“Encontramos que todos los medicamentos antiinflamatorias no esteroideos comparten un riesgo más alto de sufrir ataques cardiacos”, dijo Michèle Bally, epidemióloga del Centro de Investigaciones del Hospital de la Universidad de Montreal, quien lideró el estudio. “Se cree que el naproxeno tiene el riesgo cardiovascular más bajo (entre todos esos medicamentos), pero no es cierto”.

La conclusión general de los investigadores fue que tomar cualquier dosis de esos medicamentos por una semana, un mes o más tiempo está relacionado con un mayor riesgo de sufrir ataques cardiacos.

El riesgo parece disminuir cuando los analgésicos dejan de tomarse, con un ligero descenso en el siguiente mes a su uso y un gran descenso, cayendo por debajo del 11%, entre 30 días y 1 año después de su uso.

Con base en la investigación, publicada este martes en la revista BMJ, el equipo de Bally sugirió que los médicos y los pacientes consideren los potenciales daños y beneficios antes de recurrir a esos medicamentos para tratar enfermedades.

“La gente minimiza los riesgos porque los analgésicos son de venta libre y no leen las etiquetas”, dice Bally. ¿Por qué no considerar todas las posibilidades de tratamiento? Cada decisión terapéutica es un balance de beneficios y riesgos”.

La mayor causa global de muertes

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa global de muertes, según la Organización Mundial de la Salud, con el 80% de todos los fallecimientos en esa categoría debidos a ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares o derrames cerebrales.

Se calcula que cada año, 735.000 personas tienen un ataque cardiaco en Estados Unidos. En el Reino Unido, más de 200.000 de las visitas que cada año se hacen al hospital tienen que ver con un ataque cardiaco.

Estudios previos mostraban que ese tipo de analgésicos comunes podrían incrementar el riesgo de sufrir un ataque cardiaco, conocido como infarto de miocardio.

Share.

Comments are closed.