Un marcador sanguíneo ayudaría a entender los contagios de COVID-19

0

Una vez que las personas han sido vacunadas contra COVID-19, los niveles de anticuerpos bloqueadores de infecciones en su sangre son un fuerte indicador de cuánta protección han obtenido contra la enfermedad, según un estudio de modelado.

Una investigación mostró que la presencia de incluso pequeñas cantidades de estos potentes anticuerpos neutralizantes indica que una vacuna es eficaz para proteger contra COVID-19.

Los investigadores estiman que una vacuna tiene una eficacia del 50% incluso si induce niveles de anticuerpos un 80% más bajos que los encontrados, en promedio, en una persona que se ha recuperado del COVID-19.

Las vacunas que generaron las respuestas de anticuerpos neutralizantes más fuertes, como las vacunas basadas en ARNm fabricadas por Moderna y Pfizer – BioNTech, fueron las más protectoras. Las vacunas que indujeron una respuesta más débil, que incluyó a Oxford-AstraZeneca, proporcionaron niveles más bajos de protección. Los científicos predicen que debido a que los niveles de anticuerpos disminuyen con el tiempo, las inyecciones de refuerzo podrían ser necesarias en aproximadamente un año, pero la protección contra enfermedades graves podría durar muchos años incluso sin ellas.

 

Share.

Comments are closed.