2021: El año de una recuperación a medias

0

La economía nacional cerrará 2021 con un crecimiento de 3,5 %, por debajo del promedio regional. La tarea del Gobierno ahora es acelerar la reactivación.

¿Vaso medio lleno o medio vacío? La economía ecuatoriana cerrará 2021 con un crecimiento mayor al esperado. Según las últimas estimaciones del Banco Central del Ecuador (BCE), se proyecta un aumento del Producto Interno Bruto (PIB) de 3,55 %. La proyección anterior señalaba 2,8 %.

Luego del derrumbe de la economía en 7,8 % en 2020, agravado por la pandemia de    COVID-19, la economía terminará 2021 con cifras positivas gracias a un factor clave: un mayor precio del petróleo, que ha fluctuado entre los $70 y $ 80 el barril en los mercados internacionales.

Según el BCE, la recuperación de 2021 responde al crecimiento del gasto de consumo de los hogares, mayores exportaciones de bienes y servicios y formación bruta de capital fijo (FBKF), es decir, inversión en maquinaria e infraestructura.A nivel de las industrias, el mayor crecimiento se observa en refinación de petróleo; pesca, excepto camarón, acuicultura y camarón; comercio; y comunicaciones.Sin embargo, las cifras positivas al concluir el año se traducen en haber recuperado algo menos de la mitad de lo perdido durante la pandemia. Volver a los niveles de 2019 demorará hasta 2023.

En ese contexto, una de las tareas pendientes del Gobierno de Guillermo Lasso es acelerar el crecimiento económico. El régimen se ha puesto objetivos conservadores de crecimiento para los próximos años. La meta es llegar a un pico de 5 % en 2025, según el Plan Cuatrianual 2022-2025.

¿Por qué a Ecuador le ha costado más recuperarse? La falta de ahorros, un código laboral rígido y la dolarización, que impide al Gobierno hacer política monetaria, han sido los factores de una reactivación más lenta en comparación con otros países de la región, aseguró Freddy García, analista económico.En ese contexto, el régimen de Lasso ha anunciado que busca atraer inversiones para impulsar la producción y que, a su vez, generen plazas de empleo. Está pendiente el envió de una reforma legal para atraer capitales al país. Asimismo, la reforma laboral es un asunto clave a presentarse a la Asamblea, entre marzo y abril de 2022

Pese al buen plan de vacunación, que ha ayudado a la reactivación, la legislación aún es poco atractiva para atraer inversiones, aseguró Fidel Márquez, analista económico y prorrector de la universidad Ecotec.El mayor precio del petróleo ha ayudado a que la economía crezca más de lo esperado y añadió que, mientras no haya ahorro interno y el riesgo país no baje (ronda los 800 puntos), el país seguirá siendo poco atractivo para hacer inversiones.Con Márquez coincide la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes). En semanas pasadas aseguró que promover una reforma laboral equilibrada, firmar nuevos acuerdos comerciales (en condiciones de mutuo beneficio para las partes) y también mejorar la normativa en los sectores extractivos (algo en lo que también se avanza con la reforma tributaria) son otros requisitos para dar un impulso significativo a la economía.

El ambito laboral sigue siendo el problema más complejo y urgente a resolver. Si bien las cifras laborales muestran cierta mejoría, la realidad aún sigue siendo crítica para la Población Económicamente Activa (PEA). Según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), hasta noviembre de 2021 la tasa de empleo adecuado se ubicó en 33,7 % y la tasa de subempleo en 24,5 %. Lo cual quiere decir que solo tres de cada 10 ecuatorianos que pertenecen a    la PEA tienen un empleo adecuado y algo más de dos de cada 10 están en el subempleo. El Gobierno ha mencionado que espera mejorar la situación con la reforma laboral.

El ‘shock’ de inversiones que prometió Lasso en campaña aún es eso, una promesa. Si bien han llegado al país empresas interesadas en invertir, todavía está por verse cómo cerró en 2021 la Inversión Extranjera Directa (IED). Queda por ver si Lasso pudo revertir la tendencia a la baja en este año de IED. De enero a junio de 2021 llegaron al país $ 364 millones por ese concepto, según el último reporte del BCE. Si se compara con el mismo período de 2020, existe una caída de $ 90,6 millones, es decir, 19,9 % menos. El ministro de Producción, Julio José Prado, habló de $3.000 millones en inversiones en 2021, sin aclarar si son extranjeras o locales.

Siguen creciendo. De enero a septiembre de 2021, las exportaciones no petroleras aumentaron 14,8 %, en comparación con el mismo período del año pasado. El camarón no para su buena racha. Los envíos han crecido 32,3 % de enero a septiembre. En ese misma línea, las exportaciones de atún y pescado han crecido 11 % y el café y sus elaborados 3,1 %. La otra cara de la moneda:el banano y el cacao. Hasta el noveno mes del año, las exportaciones de uno de los productos estrella del país cayeron 9,2 %. Mientras que en el caso del cacao y sus elaborados las ventas al exterior se redujeron 1,2 %.

Si bien Ecuador ha tenido un mejor año gracias al petróleo, la ventaja ha sido por el mayor precio y no una mejor producción. La meta del Gobierno era llegar a los 526.000 barriles por día en enero de 2022, meta truncada debido a la para de los oleoductos en diciembre, por la erosión regresiva del río Piedra Fina (provincia de Napo). La producción petrolera cerrará 2021 en menos de 100 mil barriles por día. El presidente Lasso ha manifestado que duplicar la producción de crudo es un plan de mediano plazo, que tomará de cinco a siete años.

El Expreso

Share.

Comments are closed.