Cargando Streaming

Papa: Dios me pidió dedicarme a la oración y a la meditación.

0

pr01a250213-photo01_456_336El papa Benedicto XVI ofreció ayer la última bendición de su pontificado desde la ventana de su estudio, ante los vítores de decenas de miles de personas que abarrotaron la Plaza de San Pedro, pero trató de asegurarles que no deja la Iglesia tras decidir retirarse para pasar sus últimos años en oración.

Abandonará el papado el jueves por la noche convirtiéndose en el primer papa en hacerlo en casi 60 décadas. Lo hará tras afirmar que ya no tiene la fortaleza física ni mental para liderar a los 1.200 millones de católicos del mundo.

Aunque al papa, de 85 años, se le ha visto últimamente cansado y frágil, la multitud que llenó la Plaza empedrada pareció darle energía. Habló claro y fuerte, agradeciendo repetidas veces a los asistentes su fidelidad y afecto. Ellos lo interrumpían con aplausos y vítores. La policía calculó que había 100.000 personas.

El pontífice dijo a los presentes que Dios lo llama a dedicarse a “rezar y meditar aún más”, lo cual cumplirá en un monasterio aislado que le remodelan en este momento en los terrenos detrás de las antiguas murallas de la Ciudad del Vaticano.

“Pero esto no significa abandonar a la Iglesia”, dijo, al tiempo que muchos parecían estar tristes de no poder verlo más. “Por el contrario, si Dios me lo pide, esto es porque puedo continuar sirviendo (a la Iglesia) con la misma dedicación y el mismo amor con que lo he tratado de hacer hasta hora, pero en una forma más adecuada para mi edad y mis fuerzas”.

Share.

Comments are closed.