Las siestas regulares son claves en el aprendizaje de los bebés

0

Los ensayos con 216 bebés de hasta 12 meses de edad indicaron que eran incapaces de recordar informaciones nuevas si no duermen largo rato después de recibirlas.

El equipo de la Universidad de Sheffield, Inglaterra, sugirió que el mejor momento para aprender puede ser justo antes de dormir, y destacó la importancia de la lectura a la hora de acostarse.

Los expertos dijeron que el sueño puede ser mucho más importante en los primeros años que en otras edades.

La gente pasa más tiempo durmiendo cuando son bebés que en cualquier otro momento de sus vidas.

Sin embargo, los investigadores dijeron que “sorprendentemente, poco se sabe” sobre el papel del sueño en el primer año de vida.

Aprende, duerme, repite

Los científicos enseñaron a los bebés de seis a 12 meses de edad tres nuevas tareas que implicaban jugar con títeres.

La mitad de los bebés durmió en las cuatro horas despues del aprendizaje, mientras que el resto o bien no tenía sueño o dormía la siesta por menos de 30 minutos.

Al día siguiente, se alentaba a los bebés a repetir lo que les habían enseñado.

Los resultados, publicados en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, mostraron que “dormir como un bebé” era vital para el aprendizaje.

Como promedio los bebés podían repetir una tarea y media después de tener una siesta sustancial.

Sin embargo, los bebés que durmieron poco no fueron capaces de repetir ninguna tarea.

Jane Herbert, del departamento de psicología de la Universidad de Sheffield, dijo a la BBC: “Los que duermen después de aprender, aprenden bien, los que no duermen no aprenden nada”.

Dijo que hasta ahora se había asumido que “estar bien despierto es lo mejor” para el aprendizaje, pero en cambio, “pueden ser los eventos justo antes de dormir los que son más importantes”.

Los resultados mostraron “lo valioso” que podría ser leer con los niños antes de ponerlos a dormir.

Herbert añadió: “Los padres reciben un montón de consejos, de los que algunos sugieren siestas fijas, mientras que otros se decantan por flexibles. Estos hallazgos muestran que cierta flexibilidad sería útil, pero no dicen lo que los padres deben hacer”.

Share.

Comments are closed.