Cargando Streaming

Apple cambió la vida de un músico africano

0

Bassy ha estado haciendo música durante 20 años, pero el éxito –de su tercer álbum: “Ako”, que fue lanzado anteriormente en este año– lo ha propulsado en la escena internacional de la música… él dará un concierto en Londres este fin de semana, una gira en Estados Unidos está en proyecto, mientras que el álbum ha sido lanzado por la radio francesa.

“Por supuesto que estaba feliz (por el acuerdo con Apple), pero realmente no se trata del dinero”, dice Bassy. “Un amigo mío que vive en Estados Unidos me llamó y me dijo: ‘Estaba viendo la NBA y durante los anuncios ¡escuché tu canción en bassa! Le dije a mi esposa: ¡no lo vas a creer, estoy escuchando el dialecto bassa en la televisión en Estados Unidos!”

Descubrimiento casual

Toda una sorpresa para un disco que nunca se tuvo pensado lanzar. En marzo del 2014, Bassy estaba en un estudio grabando pistas en homenaje a la leyenda del blues estadounidense Skip James, cuando el dueño del sello francés ‘No Format’ escuchó la extraña mezcla de su banda con chelo, trombón y falsete suave y lo contrató de inmediato. Él envió el álbum a una agencia de publicidad queTRABAJA con las marcas proveyéndoles música, y el resto, como dicen, es historia.

“Creo que con Ako, voy a ser más famoso en Francia que con los otros dos álbumes”, dice Bassy, ​​refiriéndose a los discos: “Leman” del 2009 y a “Hongo Calling” del 2011. “Es bueno para Apple también”, continúa, “¡porque estas marcas necesitan música para vender sus productos!

Blick Bassy es un músico de 40 años del centro de Camerún. Una de sus canciones fue escogida para ser parte de la última campaña del iPhone 6, lo que lo catapultó a la escena musical internacional

Inicio temprano

El reciente ascenso a la fama marca un largo viaje para Bassy, de 40 años de edad, ​​quien dice que comenzó a cantar cuando tenía tan solo tres años. Como uno de los 21 hijos de un jefe de policía, Bassy creció en un pueblo llamado Mintaba en el centro de Camerún. Su padre construyó una iglesia donde su madre enseñaba a tocar kora, mientras que Bassy y sus hermanos cantaban.

“Todos los niños tenían que cantar todos los domingos para atraer a la gente de las aldeas vecinas”, recuerda. “Cada día nos levantábamos a las 5 de la mañana para orar y para ensayar las canciones. ¡No teníamos otra opción!”

Este temprano rigor musical ayudó a Bassy a perfeccionar sus versátiles talentos musicales… además de cantar, también toca banjo, guitarra, percusión y bajo. Pero buscar su estrella no fue sencillo.

“Mi padre quería que fuera a Francia, Estados Unidos o Japón para estudiar”, explica. “Le dije que no iría a ninguna parte, me quedaría en Camerún y haría mi música con mis amigos. Dijo que yo tenía al diablo adentro y llamó a un sacerdote para sacarlo”, se ríe. “Yo era el único chico que no quería ir a Europa… pensó que estaba loco”.

Fuente: CNN Español

 

 

 

 

Share.

Comments are closed.