Ad image

Cómo impacta en la salud del cerebro una dieta alta en grasas

Emilio Sánchez Chiriboga
5 Min. de Lectura
La alimentación balanceada influye favorablemente en el organismo, previene la diabetes y la hipertensión, entre otros aspectos.

Consumir una dieta alta en grasas se asocia, casi de forma inmediata, con aumento de peso. Sin embargo no se centra solo en ese aspecto, ya que también influye negativamente en el organismo, impulsa niveles poco saludables de colesterol, diabetes, hipertensión y enfermedades cardíacas.

Un estudio realizado por científicos australianos y chinos advirtió, en un modelo animal (como son los ratones), que además existe un vínculo entre una alimentación alta en grasa, durante 30 semanas, y un posterior deterioro en las capacidades cognitivas. Incluso, detectaron un desarrollo de ansiedad, depresión y empeoramiento de la enfermedad de Alzheimer.

Según el trabajo, que fue publicado en la revista Metabolic Brain Disease, “los ratones con una función cognitiva deteriorada también tenían más probabilidades de desarrollar diabetes y aumentar de peso debido al metabolismo deficiente causado por cambios en el cerebro”.

“la obesidad y la diabetes afectan el sistema nervioso central, lo que exacerba los trastornos psiquiátricos y el deterioro cognitivo. Y lo demostramos en nuestro estudio con ratones”. De este modo, este trabajo dejó en evidencia que los alimentos grasos no sólo impulsan el aumento de peso, sino que también generan problemas neurológicos.

En el estudio, los investigadores asignaron al azar a los ratones una dieta estándar o alta en grasas durante 30 semanas, que comenzó a las ocho semanas de edad de los animales. La ingesta de alimentos, el peso corporal y los niveles de glucosa fueron monitoreados en diferentes intervalos, junto con pruebas de tolerancia a la glucosa e insulina y disfunción cognitiva.

Cuáles son los 6 mejores alimentos para la salud del cerebro

1. Especias: son ideales para aportar sabor a las distintas preparaciones, pero además cuentan con propiedades antioxidantes. Dicho de otro modo, colaboran con el cerebro a combatir los radicales libres dañinos y, por lo tanto, previenen el estrés oxidativo que puede dañar los tejidos.

Además de brindar un excelente sabor a las comidas, las especias tienen muchos beneficios tanto para la salud cerebral como para el correcto funcionamiento del organismo (Getty)

2. Alimentos fermentados: la combinación que tienen de leche, verduras u otros ingredientes crudos con microorganismos como levaduras y bacterias es altamente beneficiosa. Según la experta, estos alimentos pueden proporcionar muchas ventajas para el cerebro. Una revisión de 45 estudios realizada en 2016 indicó que, incluso, proteger el cerebro de los animales, mejorando la memoria y ralentizando el deterioro cognitivo.

3. Chocolate negro: se trata de una excelente fuente de hierro, que ayuda a formar la cubierta que protege las neuronas y colabora en el control de la síntesis de los químicos y las vías químicas involucradas en el estado de ánimo.

Diferentes investigaciones concluyeron que es muy probable que una combinación de obesidad, edad y diabetes conduzca a una disminución de las capacidades cognitivas

4. Palta o aguacate: al contener cantidades relativamente altas de magnesio, este alimento es importante para el correcto funcionamiento del cerebro. El primer informe del tratamiento con magnesio para la depresión agitada se publicó en 1921 y mostró éxito en 220 de 250 casos. Desde ese momento, se realizaron innumerables estudios que sugieren que existe una relación entre la depresión y la deficiencia de esta sustancia.

5. Nueces: su alto contenido de grasas y aceites saludables le permite al cerebro mantener un buen funcionamiento, además de que cuentan con vitaminas y minerales esenciales. Pero eso no es todo, ya que, además tiene efectos antiinflamatorios y antioxidantes, gracias a los ácidos grasos omega-3, con lo cual se presentan como muy prometedores para mejorar la función cognitiva y la memoria.

6. Verduras de hojas verdes: contienen vitamina E, carotenoides y flavonoides, nutrientes que protegen contra la demencia y el deterioro cognitivo. “Otro beneficio es que son una fuente increíble de folato, una forma natural de vitamina B9 que es importante en la formación de glóbulos rojos. Cuando la deficiencia de folato puede ser la base de algunas afecciones neurológicas, mejorar el estado del folato tiene efectos beneficiosos sobre nuestro estado cognitivo y es un cofactor necesario en la producción de neurotransmisores”, concluyó la experta.

Fuente: Infobae

Share this Article
Asistente de Producción Digital de Radio Centro
× ¿Cómo puedo ayudarte?