Cargando Streaming

¿Cómo será la movilidad del futuro?

0

Si el DeLorean, el coche que conducía Marty McFly en Regreso al futuro, partiese de una gasolinera de 1985 y terminarse su recorrido 35 años después, es probable que pudiese continuar su viaje en el tiempo propulsado por alguna de las múltiples energías que existen hoy. Ese vehículo, que en los 80’ nos parecía de lo más futurista, se ponía en marcha a partir de la potencia de un rayo conectado a su parachoques, además de usar gasolina para su motor y desechos, que se volcaban en un depósito bajo el capó. Tan desencaminado no iba Robert Zemeckis.

La movilidad del futuro se adaptará a múltiples soluciones energéticas y las estaciones de servicio abarcan, ya a día de hoy, cada vez más alternativas. Las nuevas tendencias en movilidad, que a su vez contribuyen a la descarbonización del transporte por carretera, así lo demuestran.

Ese rayo, que desde la torre del reloj del ayuntamiento ayudaba a Michael J. Fox a arrancar su vehículo, se inspiraba en la misma idea que los coches eléctricos de hoy. La gasolina que después movía el coche ha seguido siendo la fuente de energía más usada a lo largo de estos años, solo que cada vez se ha ido haciendo más eficiente y sostenible. Y aquella extravagancia de arrojar desechos en el depósito del coche, ya es una realidad gracias a los biocombustibles avanzados, la última generación de combustibles desarrollados a partir de residuos de diferentes orígenes, como urbanos, agrícolas, forestales o de la industria agroalimentaria, o aceite de cocina usado.

El transporte que viene contará con múltiples soluciones. Las compañías energéticas llevan años trabajando en el desarrollo de alternativas, que van desde la evolución de los combustibles tradicionales, a nuevas soluciones tecnológicamente avanzadas. “Productos de bajas emisiones y electrificación convivirán con carburantes convencionales cada vez más eficientes y sostenibles, además de con otras soluciones energéticas”, señala Siridia Berenguer, Gerente Senior de Estrategia y Nuevos Negocios Comerciales de Repsol.

Gasolina y diésel, AutoGas, gas natural vehicular, biocombustibles sostenibles, hidrógeno, combustibles sintéticos y recarga eléctrica, con cada vez más puntos de suministro en la vía pública o incluso en centros comerciales, restaurantes… “Cada conductor podrá elegir el tipo de energía que más se adapte a sus necesidades y tipo de desplazamiento”. La oferta es creciente y variada, pero no solo en cuanto a tipos de energía. Otras opciones como el car sharing, sobre todo en las grandes ciudades, también ganan espacio impulsadas por la idea de la economía compartida.

 

Hacia un ecosistema híbrido más eficiente y sostenible

Esta solución mixta es la mejor contribución para descarbonizar el transporte. En este sentido, energéticas como Repsol, amplían día a día la oferta de sus estaciones de servicio hacia combustibles cada vez más eficientes y sostenibles. “Se trata de nuevos productos, que prolongan las prestaciones del motor al tiempo que permiten reducciones tanto en el consumo como en la huella de carbono”, continua Berenguer.

Y esto no es baladí. Hace unos días la Unión Europea ha decidido elevar su objetivo de reducción de emisiones del 40% al 55% para 2030. Así que es el momento de apostar por productos que impulsen la descarbonización, como los ecocombustibles, en los que también trabaja la citada energética. Son una nueva generación de combustibles sostenibles, no derivados del petróleo, con bajas, nulas o incluso negativas emisiones de CO2.

Entre ellos están los biocombustibles avanzados, elaborados a partir de residuos de biomasa y otros residuos, lo que además favorece el impulso de la economía circular, ya que, apuesta por un uso y reutilización eficiente de los recursos; los combustibles sintéticos (e-fuels fabricados a partir de CO2 capturado e hidrógeno renovable) y el hidrógeno renovable, producido con electricidad de origen eólico o fotovoltaico, o biogás.

Share.

Comments are closed.