Ad image

El alza de precios es un problema mundial y no solo de Ecuador

Victor Guillermo Gonzalez Delgado
9 Min. de Lectura
Los problemas de abastecimiento derivados de la pandemia y el encarecimiento de materias primas causado por la guerra en Ucrania impulsan al alza los precios en todo el planeta.

MADRID. Los efectos dejados por la pandemia del COVID-19 en la producción y el comercio mundiales, agravados por la guerra en Ucrania, generan actualmente problemas de abastecimiento que derivan, a escala mundial, en el aumento de precios (inflación). Informes nacionales sobre inflación dados a conocer este 11 de mayo de 2022, así lo demuestran.

Un ejemplo claro es lo que ocurre en una nación cercana a Ecuador, Argentina. El gobierno de ese país adelantó los aumentos del salario mínimo, vital y móvil que habían sido pactados para agosto y diciembre próximos para salvaguardar el poder adquisitivo ante la acelerada inflación, según una resolución publicada este 11 de mayor en el Boletín Oficial.

La medida permite que el aumento del 45% que iba a ser aplicado en cuatro tramos hasta diciembre próximo se adelante a agosto.

A partir del 1 de junio, el salario mínimo pasará a 45.540 pesos (389,4 dólares) para los trabajadores mensualizados, adelantándose el aumento del 10% pactado originalmente para agosto siguiente.

Desde el 1 de agosto, el salario mínimo será de 47.850 pesos (409,2 dólares) para los trabajadores mensualizados, anticipándose, a su vez, el alza del 7% que había sido estipulada para diciembre.

La medida se oficializó el día anterior a que se difunda el índice de precios al consumidor de abril pasado, luego de que los últimos datos oficiales dan cuenta de una fuerte aceleración de los precios, con un alza en marzo pasado del 6,7 % respecto a febrero y del 55,1 % en términos interanuales.

En tanto, el relevamiento de expectativas que realiza el Banco Central arroja una inflación del 65,1 % para fines de 2022.

La mayor inflación en 18 años en Brasil

La inflación brasileña en los últimos 12 meses (hasta abril) fue del 12,13%, su mayor nivel para un período anual en los últimos 18 años, desde octubre de 2003 (13,98%), informó este miércoles el Gobierno.

La inflación interanual en Brasil subió desde el 11,30% en marzo hasta el 12,13 % en abril, impulsada principalmente por la subida de los precios de los combustibles, que vienen presionando la tasa desde finales de 2021 por la política de paridad de precios de la petrolera estatal Petrobras, por la que repasa al mercado brasileño la cotización internacional del crudo.

En comparación con el mismo mes del año pasado, la tasa prácticamente dobló, ya que en abril de 2021 la inflación interanual era del 6,76%.

De acuerdo con los datos divulgados este miércoles por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), la inflación en abril fue del 1,06%, más de tres veces superior a la del mismo período de 2021 (0,31%) y la mayor para este mes en los últimos 25 años, desde abril de 1996 (1,26%).

La tasa, sin embargo, fue inferior a la registra en marzo (1,62%), que fue la mayor en el último año.

La inflación aumentó en abril presionada por el aumento del 2,48% en el precio de la gasolina, que fue responsable por 0,17 puntos porcentuales del índice.

HAGA CLIC SI LE INTERESA:

¿Qué puede hacer el Gobierno de Ecuador para manejar la alta inflación?

Récord de alza de precios para los últimos 40 años en Alemania

La inflación interanual en Alemania se disparó en abril hasta el 7,4%, su nivel máximo en más de 40 años, principalmente por la guerra en Ucrania, según los datos definitivos difundidos 11 de mayo por la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

Respecto a marzo, el índice de precios al consumo (IPC) subió un 0,8%, agrega el comunicado.

«La tasa de inflación alcanzó así por segundo mes consecutivo un nuevo máximo en la Alemania unificada», subrayó el presidente de Destatis, Georg Thiel.

Ya en marzo la inflación se disparó hasta el 7,3%, sobre todo por la evolución de los precios de los productos energéticos.

Destaca en abril la subida por encima de la media de los precios de los alimentos, donde se hacen cada vez más visibles los efectos de la guerra en Ucrania.

Particularmente los precios de la energía han aumentado notablemente desde el comienzo de la guerra y tienen un impacto considerable en la tasa de inflación.

La última vez que se registró una tasa de inflación tan elevada en la antigua Alemania Occidental fue en otoño de 1981, cuando los precios del petróleo también aumentaron de manera importante como consecuencia de la primera Guerra del Golfo entre Irak e Irán.

El rebrote de covid incide en los precios en China

El índice de precios al consumidor (IPC), principal indicador de la inflación en China, aumentó un 2,1% interanual en abril.

Por su parte, el índice de precios a la producción (IPP), que mide los precios mayoristas, creció un 8%, según los datos oficiales publicados hoy por la Oficina Nacional de Estadística (ONE).

El IPC había avanzado un 1,5% en marzo, mes en el que el IPP subió un 8,3%, por lo que los datos de abril suponen un repunte de 0,6 puntos en el caso del primero y una contracción de 0,3 en el segundo.

No obstante, en ambos indicadores el resultado es más alto que el esperado por los analistas, que pronosticaban un avance del 1,8% en el IPC y un 7,7% en el IPP.

Según la ONE, los precios al consumidor se vieron afectados tanto por los rebrotes de la covid -los peores en China desde hace dos años, provocados por la variante ómicron- y las consiguientes restricciones impuestas por las autoridades como por el repunte de los precios internacionales de las materias primas.

Para la institución, este último factor también sería el principal a la hora de explicar la evolución del IPP.

En marzo, las autoridades volvieron a marcarse un objetivo de un 3 % para el avance del IPC en 2022.

La inflación da un ligero respiro a Estados Unidos

La inflación en Estados Unidos, disparada desde hace unos siete meses, se moderó ligeramente en abril al ubicarse en el 8,3% interanual, dos décimas menos que en marzo, aunque sigue estando en niveles históricos no vistos desde hacía 40 años.

El incremento mensual de los precios de consumo entre marzo y abril fue del 0,3%.

El primer freno en la escalada de precios es una buena señal para la economía estadounidense, aunque habrá que esperar a los próximos meses para confirmar si la tendencia se mantiene.

En cualquier caso, la todavía muy elevada inflación sigue siendo empujada, sobre todo, por el encarecimiento de la energía y de los alimentos.

Los precios de la energía (que incluyen gasolina, crudo, electricidad y gas natural) subieron en los últimos 12 meses un 30,3%, aupados por el encarecimiento del crudo, del 80,5%, mientras que la gasolina aumentó un 43,6%.

En cuanto al cambio mensual, los precios de consumo energético bajaron en abril un 2,7% con respecto a los de marzo, con la energía como uno de los principales responsables de que la inflación se moderara el mes pasado.

Los precios de los alimentos, por su parte, subieron un 9,4% en un año, especialmente los relativos a compras en el supermercado, que aumentaron un 10,8%, mientras que los de la comida en restaurantes se incrementaron en un 7,2%.

Fuente: La Hora

Share this Article
× ¿Cómo puedo ayudarte?