Cargando Streaming

El chavismo armó a los barrios en defensa de la revolución: hoy son poderosas bandas delictivas que se enfrentan con armas de guerra a la policía

0

La consecuencia del golpe de Estado del 11 de abril de 2002 no se limitó al regreso de Hugo Chávez al poder, pocas horas después, ni a la inmediata depuración de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Para el líder de la revolución significó el convencimiento de que en la cúspide de su popularidad fue echado del poder; hubo dos hechos determinantes para él, la destrucción de la institución castrense y armar a los sectores populares, donde estaba la base de su apoyo. El segundo objetivo se cumplió aceleradamente, pero convertir a la FANB en lo que es hoy le costó más tiempo.

Un año antes, en el 2001, Chávez habló de organizar a los Círculos Bolivarianos, cuya participación el 11-A lo convenció que, ante un nuevo intento de golpe, esos grupos de civiles iban a ser su ejército de defensa. Y desde entonces se dio, casi inmediatamente, el proceso de armar a los defensores de la revolución.

“Hombres y mujeres armados con palos suben desde las calles del centro hacia la avenida Urdaneta. 400 integrantes de los círculos se apostan desde Miraflores hasta la esquina de Carmelitas. La puerta de la Vicepresidencia es un hervidero. Entran y salen personeros del Gobierno. El diputado Juan Barreto. Las ministras de Ambiente y Salud, Ana Elisa Osorio y María Lourdes Urbaneja. ‘Aquí no pasa nada, vamos a Miraflores’ dice esta última”, es la descripción que se lee en una crónica del diario El Universal de entonces.

Mercanálisis, en una encuesta, realizada en Caracas, en julio 2002, destacó que el 55% de los consultados consideró agresivos a los círculos bolivarianos, contra 31% que los percibe pacíficos.

El caso es que ante el silencio de la Fuerza Armada, que por orden de la Constitución de la República es la institución que tiene el monopolio de las armas, grupos de civiles empezaron a ser armados, a la vez que se reforzaron grupos de colectivos.

Lo más peligroso es que las armas se distribuyeron, como caramelos en fiesta infantil, en cientos de barriadas de Caracas y el interior del país, sin control alguno. Mientras la población civil era desarmada, a través de decretos y normas cada vez más rígidos, los círculos bolivarianos fueron sustituidos por bandas armadas que ahora se han convertido en reyezuelos de los lugares donde se despliegan e incluso van conquistando cada vez más territorio.

Cuando el Comando Supremo Revolucionario Bolivariano quiso justificar la existencia de los círculos bolivarianos, presentó un manual en el cual resaltaba que “constituyen el sistema de organización básica del pueblo de Bolívar para activar y dirigir la participación de los individuos y comunidades en el proceso revolucionario con la finalidad de construir la sociedad y la nación libre, independiente v próspera que soñó el Padre de la Patria”.

Share.

Comments are closed.