Ad image

El origen de los nombres de los meses del año

Fernando Castilla Fassio
6 Min. de Lectura

Estamos a punto de comenzar un nuevo año. Y cada persona, en todo el mundo, renueva sus esperanzas, ilusiones y deseos.

Enero, el primer mes del 2023, y en realidad de todos los años, será nuestra primera prueba de fuego.

Hoy analizaremos el origen de todos los meses. De dónde vienen sus nombres, y lo que significan.

Calendario evolucionado

El actual calendario fue establecido por el Imperio Romano, un sistema de datación que evolucionó de la era cristiana, y que, se cree, fue instaurado por Rómulo, su fundador.

El mes es una medida de tiempo, que casi corresponde al periodo de tiempo requerido para la Luna gire una vez alrededor de la Tierra.

El ciclo completo de fases de la Luna visto desde la Tierra, tiene una duración, de media, de 29 días solares. Esta medida no es exacta, pues debido a las perturbaciones en la órbita de la Luna, la duración de todos los meses astronómicos varía ligeramente.

Como período calendárico, el mes se deriva de la lunación, es decir, el tiempo que transcurre entre lunas nuevas sucesivas (u otras fases de la luna). Un total de 12 lunaciones equivale a 354 días, lo que es, aproximadamente, un año. Por lo tanto, algunos pueblos primitivos utilizaron un período de 12 lunaciones para elaborar su calendario anual.

El calendario republicano romano, por ejemplo, fue un sistema de datación que evolucionó en Roma antes de la era cristiana. Según la leyenda, fue Rómulo, uno de los fundadores de Roma, quien instituyó el calendario alrededor del año 738 a. C. Este sistema de datación, sin embargo, fue probablemente un producto de la evolución del calendario lunar griego, que a su vez se derivó del babilónico.

El calendario romano original parece haber tenido solo 10 meses y un año de 304 días. Los restantes 61 días y un cuarto, aparentemente, fueron ignorados, lo que resultó en un intervalo durante la temporada de invierno.

Los meses llevaban los nombres Martius, Aprilis, Maius, Juniius, Quintilis, Sextilis, septiembre, octubre, noviembre y diciembre; los últimos seis nombres corresponden a las palabras latinas para los números del cinco al 10.

Al gobernador romano Numa Pompilius se le atribuye el añadido de enero al principio y febrero al final del calendario para crear el año de 12 meses. En el 452 a. C., febrero se movió entre enero y marzo.

Como es obvio, el año basado en la Luna (y un calendario derivado de él) no puede correlacionarse con precisión con un año basado en el Sol, y el uso continuo del mes en el calendario gregoriano de los tiempos modernos es una muestra de su éxito de conveniencia como calendario.

Todos conocemos los actuales 12 meses del año del calendario gregoriano actual, que utilizamos como medida universal del tiempo. A continuación, vamos a repasar el origen del nombre de los meses (enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre).

Enero (31 días)

Tiene su origen a partir del mes del calendario republicano romano Januarius, llamado así por Jano, dios de las puertas y los comienzos. Escogido, por tanto, para iniciar el año.

Febrero (28 o 29 días)

De 28 días por lo general, 29 en año bisiesto, se denomina así por el mes del calendario republicano romano Februarius, llamado así por Februalia, el festival de purificación que se celebra el 15 en honor a Februa, o Juno en su disfraz de diosa del amor erótico.

Marzo (31 días)

También tiene su origen en el calendario republicano romano Martius, llamado así por Marte, dios de la guerra. Durante este mes, se iniciaban las campañas bélicas de las legiones romanas.

Abril (30 días)

Su nombre se originó a partir del mes Aprilis del calendario republicano romano. Los romanos consideraban el mes sagrado para la diosa Venus, y su nombre puede derivar del de su equivalente griego, Afrodita. Otra etimología conecta el nombre abril con el latín aperire, ‘abrir’, en referencia al despliegue de capullos y flores en esta temporada, la primavera en el hemisferio norte.

Mayo (31 días)

También debe su origen al calendario republicano romano Maius, probablemente llamado así por la diosa Maia.

Otros creen que es un homenaje a los ancianos o protectores del pueblo, ya que deriva de la palabra latina majorum, que significa mayores.

Junio (30 días)

A partir del mes de junio del calendario republicano romano, probablemente llamado así por Juno, la diosa romana del parto y la fertilidad.

Julio (31 días)

A partir del mes del calendario republicano romano Julio (antes Quintilis), llamado así por Julio César en 44 a. C.

Agosto (31 días)

El nombre de este mes se debe al calendario romano republicano Augusto (antes Sextilis), llamado así por el emperador Augusto en el año 8 a. C.

Septiembre (30 días)

Séptimo mes del calendario republicano romano temprano, del latín septem, ‘siete’.

Octubre (31 días)

Octavo mes del calendario republicano romano temprano, del latín octo, ‘ocho’.

Noviembre (30 días)

Noveno mes del calendario republicano romano temprano, del latín novem, ‘nueve’.

Diciembre (31 días)

Décimo mes del calendario republicano romano temprano, del latín decem, “diez”.

Share this Article
Periodista de larga trayectoria, escritor e investigador.
× ¿Cómo puedo ayudarte?