Cargando Streaming

El riesgo de contagiarse de coronavirus en un avión usando mascarilla es «prácticamente inexistente»

0

«El riesgo de contagiarse de coronavirus en un avión es prácticamente inexistente si los pasajeros usan mascarilla», esa es la principal conclusión de un estudio histórico sobre la seguridad de los viajes aéreos comerciales realizado por el Departamento de Transporte de EE.UU. (Transcom), la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (Darpa) y publicado por el Departamento de Defensa americano. Los investigadores, que realizaron las pruebas a bordo de un Boeing 767 y 777 de largo recorrido, midieron el volumen de aerosoles contagiosos transmitidos utilizando marcadores y sensores fluorescentes a otros pasajeros mediante un maniquí, llamado Ruth, que simulaba estar infectado. Para hacer la situación aún más realista, se utilizaron mantas térmicas para simular la emisión de calor corporal a bordo.

Los pasajeros más expuestos, -materializados por sensores-, eran lógicamente los que estaban sentados o justo al lado del maniquí «infectado», o directamente delante o detrás de él.

Sin embargo, según las aproximadamente 300 pruebas realizadas en tierra y en vuelo durante ocho días seguidos en agosto, en cooperación con la empresa United Airlines, el 99,7% de las partículas infectadas habían sido eliminadas en cinco minutos antes de llegar los pasajeros más cercanos, gracias al sofisticado sistema de ventilación de los dispositivos probados.

Si la propagación se extiende a los 40 asientos más cercanos a la persona contaminada, la reducción de aerosoles alcanza el 99,99%. Estos resultados llevaron a los oficiales de transporte militar a concluir que incluso a plena capacidad, el nivel de transmisión del virus fue cero durante 12 horas de vuelo.

Las limitaciones del estudio
Las pruebas solo investigaron la hipótesis de un pasajero infectado, asumieron que todos los pasajeros usaban mascarilla en todo momento y no abordaron el riesgo de transmisión del virus de un pasajero infectado que se movía por la cabina.

Pero «son alentadores», señaló el jefe del estudio de Transcom, el comandante Joe Pope. «Tanto para el 777 como para el 767, los cálculos muestran que se necesitarían 54 horas de vuelo seguidas para inhalar suficiente carga viral para enfermarse».

Desde el comienzo de la pandemia, el ejército de Estados Unidos ha suspendido la mayoría de los movimientos de tropas y sus familias, lo que ha provocado retrasos en los cambios de asignación y reubicaciones familiares.

Share.

Comments are closed.