Ad image

El ruido político se cuela en la vida de las personas y daña su salud mental

Nathali Quimis
10 Min. de Lectura
Una investigación psicológica correlaciona el consumo constante de información política y sesgada con un mayor estrés y deterioro del bienestar emocional

El precio que tienes que pagar por el cumplimiento diario y constante de la póliza es tu cordura. Un nuevo estudio de la Universidad de Toronto, publicado por la Asociación Estadounidense de Psicología, relaciona el consumo constante de información política con un mayor estrés y una disminución del bienestar emocional. Los autores del estudio señalan que un mecanismo para prevenir este malestar es desvincularse por completo de las noticias de última hora, pero que esto también afecta a la motivación para participar en la actividad política. Hay un equilibrio entre la salud personal y el derecho a tener conciencia política, explica el psicólogo e investigador Brett Ford en el estudio, un equilibrio entre «ser bueno y hacer el bien».

 

“Nuestros resultados muestran que lo político es muy personal, un patrón con fuertes consecuencias para el día a día de las personas”, concluyen en su estudio. Y agregan que, de manera más general, «al mostrar cómo los eventos políticos afectan personalmente al ciudadano promedio, incluida su salud mental y física», su investigación «revela la influencia de gran alcance que tienen los políticos más allá de los poderes formales que poseen». . dado.»

 

Los investigadores descubrieron que pensar en temas políticos cotidianos evocaba emociones negativas en los participantes, incluso cuando no se les pedía a los participantes del estudio que pensaran en eventos políticos negativos. Aquellos que experimentaron más emociones negativas relacionadas con la política informaron tener una peor salud física y mental en promedio, pero también una mayor motivación para involucrarse en causas políticas y ser voluntarios. «En cierto modo, existe un compromiso entre el bienestar individual y el colectivo», resume Ford.

 

Los investigadores iniciaron el estudio porque se dieron cuenta de cómo el ruido político había intoxicado por completo su vida cotidiana. “Una obsesión visceral, más allá de elecciones cuatrienales o eventos importantes, nos relacionamos con la política del día a día”, dice Matthew Feinberg, también de la Universidad de Toronto, quien dirigió el estudio con Ford. El área en la que trabajan está relacionada con la psicología del comportamiento y las emociones, por lo que diseñaron el estudio para averiguar si esto es más que una percepción. «Las controversias cotidianas de la política moderna cobran un precio emocional a los estadounidenses», dice el coautor, refiriéndose a la audiencia que han elegido para su trabajo.

 

Hiperpolitización en el celular

Para medir el ciclo de hiperpolitización alimentado por el consumo constante de noticias en los teléfonos móviles en cualquier momento del día, los autores diseñaron el estudio utilizando cuatro experimentos diferentes. Feinberg explica cómo se obtuvieron las dos primeras muestras de un grupo de unas mil personas, ciudadanos estadounidenses (demócratas, republicanos, independientes y no miembros), que cada noche registraban sus sentimientos en un diario. «Una aplicación para rastrear emociones», lo resume Feinberg. La aplicación decía que tratar con política normalmente podría incluso conducir a un “estrés crónico” entre los participantes.

 

En un experimento de seguimiento con un grupo diferente de 1000 sujetos durante semanas, los autores les mostraron clips de programas de noticias sesgados a la izquierda de los demócratas, como The Rachel Maddow Show en MSNBC. convencional, o los monólogos de Fox News de Tucker Carlson, que están más orientados hacia el sector trumpista de los republicanos. Con asombro, los científicos encontraron en los resultados que los sujetos examinados “informaban de un peor estado de ánimo, aunque los mensajes mostrados correspondían a su ideología”, resume Feinberg. En una investigación publicada Revista de personalidad y psicología social (PDF), los autores señalan que la prevalencia de quejas los sorprendió, ya que «no preguntaron específicamente por malas noticias» al desarrollar las pruebas.

 

Si la información política no lo motiva a cambiar las cosas, ¿por qué sacrificar su bienestar por nada?

Matthew Feinberg, Universidad de Toronto

 

Una sección del estudio describe las estrategias que usan los participantes para recuperarse emocionalmente después de un momento de estrés o incomodidad: «Al igual que miras hacia otro lado en una película de terror para evitar asustarte», explica Feinberg, «aquí vemos cómo se ríen para desanimar». dramatizar lo que están viendo o reevaluar la información para que sea menos negativa. Son mecanismos psicológicos clásicos para hacer frente a las emociones negativas, una forma de superar situaciones estresantes. Para los activistas, irónicamente Feinberg, esto plantea un dilema a los ojos de los autores, ya que tiene implicaciones importantes: «La demanda es necesaria para lograr objetivos políticos y lograr mejoras sociales, pero no quieres sacrificar tu cordura por ello. «

 

Lejos de promover la apatía política, los autores creen que se deben considerar los costos de salud mental del compromiso político y, según Ford, examinan «mecanismos para aliviar el estrés crónico y, al mismo tiempo, reducir la motivación política y mantener el compromiso». Consumir ruido político de forma pasiva tiene un impacto negativo en la salud mental, por lo que Feinberg lo tiene claro: “Si la información no te motiva a cambiar algo, ¿por qué sacrificar tu bienestar por nada?”.

 

escapar de las noticias

Las conclusiones del estudio no sorprenden a Sílvia Majó-Vázquez del Instituto Reuters de la Universidad de Oxford (Reino Unido). El investigador, que no está afiliado a este trabajo, celebra que los nuevos datos proporcionen una «perspectiva psicológica sobre por qué la gente deja de leer las noticias». Majó asegura que este mecanismo lleva tiempo estudiándose en las comunicaciones, tal y como demuestra la publicación del informe Informe de noticias digitales de 2021, donde se observó que el 38% de los españoles dice evitar activamente las noticias. En este estudio se observó de cerca que uno de los principales factores para evitarlas es que producen estados de ánimo negativos, agotamiento y discusiones. Un fenómeno de “variable múltiple”, como el exceso de ruido político y la información sesgada, que viene apareciendo de forma acusada desde 2018, tal y como apunta el análisis publicado por Majó-Vázquez Polarización de las audiencias de los medios en España para ESADE.

 

La profesora Ana Sofía Cardenal, de la Universitat Oberta de Catalunya, sugiere que «la parte cualitativa y experimental del trabajo relacionado con la salud mental debe tomarse en serio» y lo atribuye «al bombardeo constante del ciclo informativo». Para Cardenal, experto en política comparada y el comportamiento de la opinión pública, la caída del consumo tiene un vínculo evidente con la polarización política, pero también se debe a hechos que trascienden a la opinión pública, como la pandemia del Covid19 o el cambio climático. , «Sucesos en los que no puede intervenir».

 

Hay personas que dicen que evitan la información, pero en realidad no lo hacen cuando se está midiendo su consumo.

Ana Sofía Cardenal, Universitat Oberta de Catalunya

 

El profesor considera exagerado el ejemplo de «Estados Unidos», pero considera «adecuados» los resultados y la perspectiva comparada del trabajo arroja luz sobre la llamada fuga selectiva de noticias. Cruzando la información de cinco países diferentes para analizar este complejo fenómeno, Cardenal hace un punto importante: “En la investigación que hemos hecho, hay personas que dicen que están evitando la información, pero en realidad, si mides su consumo, ellos no».

 

Una paradoja que atribuye a que quizás los que más noticias consumen, una minoría muy motivada y sesgada, son los mismos que dicen escaparse de las noticias, cuando en realidad sólo evitan que les correspondan quienes no les gustan. En un entorno mediático como el actual, con sobrecarga informativa, el profesor explica que estos sujetos buscan la información más distorsionada. “Es uno de los costos del activismo del que hablan los autores”, dice Sofía.

 

Fuente: NP

Share this Article
Asistente de Producción Digital de Radio Centro
× ¿Cómo puedo ayudarte?