Ad image

Emelec y Barcelona empatan en el estadio Capwell.

Victor Guillermo Gonzalez Delgado
3 Min. de Lectura

pr12sd250413-photo02_456_336Emelec, líder del torneo, completó ayer 1.047 días sin ganar un Clásico del Astillero y ya lleva once partidos sin festejar ante Barcelona, desde el 12 de junio del 2010. Ayer, en el estadio Capwell aumentó la racha con el empate a 0 ante los toreros, en el primer duelo entre ambos del presente año, que correspondió a la sexta fecha.

Aunque se presentaba como el favorito para vencer, por su condición de puntero absoluto, el equipo azul terminó envuelto en el juego displicente del conjunto vecino.

Al arrancar el encuentro, a los 30 segundos del pitazo inicial, el atacante Marcos Caicedo propició la primera intención clara de los azules. Tras ponerse en marcha el esférico, en un rápido contragolpe, a Caicedo le llegó el balón y remató un zurdazo, un tiro cruzado que hizo esforzar al golero Máximo Banguera, pero para fortuna del canario, el lanzamiento salió levemente desviado.

La velocidad que los eléctricos imprimían en sus primeras incursiones dejaba en evidencia la endeble contención de los canarios. A los 14 minutos, Marcos Mondaini tuvo libertad para dar otro banquete a Caicedo, quien se proyectó al área y disparó de media tijera, pero Banguera bloqueó el tiro.

A continuación, otro abastecimiento de Mondaini, esta vez de tiro libre, terminó en un cabezazo de José Luis Quiñónez al ángulo derecho del arco amarillo, que también fue atajado por el golero.

El portero estelar canario evitó por tercera vez que caiga su portería, cuando controló un balón que Mondaini hizo impactar en el poste (22m).

Barcelona también pugnó por acercarse al arco de Esteban Dreer y en un contragolpe Giovanny Nazareno ejecutó un remate desviado.

Pero el dominio que Emelec había ejercido en el primer tiempo desapareció paulatinamente en el segundo. La imprecisión de Barcelona en las habilitaciones también contagió a Emelec, al punto de que en muchos pasajes del partido los rebotes, roces y fricciones prevalecieron en el duelo.

La imprecisión y falta de contundencia de Marlon de Jesús no aportó para que Emelec pueda romper la prolongada racha sin derrotar en su estadio a su archirrival.

Este fin de semana, en la fecha 13, Emelec visita al Independiente y Barcelona recibe a Liga de Quito.

Share this Article
× ¿Cómo puedo ayudarte?