Cargando Streaming

Explosiones en cielo ruso, objetos que vuelan sobre Argentina y otros misterios ocultos en los archivos de la CIA sobre OVNIS

0

El año empezó prometedor para los fanáticos de los extraterrestres y los ovnis pues acaba de revelarse al público toda la biblioteca de archivos de la CIA sobre objetos voladores no identificados que se había mantenido clasificada por décadas.

Son casi 3 mil páginas distribuidas en cientos de informes que The Black Vault, un blog de internet dedicado al contenido polémico sobre ovnis y otras teorías conspirativas, se ha encargado de clasificar, ordenar y habilitar para su descarga.

Los archivos apenas están siendo organizados, así que buscar entre ellos significa navegar en un inmenso mar de datos que podrían considerarse irrelevantes. Muchos documentos se leen con gran dificultad y la gran mayoría todavía tienen palabras y párrafos clasificados, tachones negros que suprimen parte de la información pero que indican también lo potencialmente relevante que se esconde detrás de ellos.

Explorando la basta biblioteca de documentos secretos se pueden encontrar algunos eventos que datan de la década de 1950 y 1960, como por ejemplo varios cables de inteligencia que hablan de un “mensaje” cifrado que podría provenir del “espacio exterior”. También varios avistamientos de fenómenos en su momento inexplicables en el cielo, como luces incandescentes con extrañas trayectorias; u objetos que vuelan por regiones como Argentina o Arzerbaiyán.

Todo esto recopilado por la CIA durante décadas.

Esta es una selección de alguna de la información más relevante:

El “mensaje del espacio”

Un tema recurrente en varios de los documentos de la CIA son las referencias a una “cinta” de audio que contendría un “mensaje del espacio”. La mayoría de ellos referencian al Dr. Leon Davinson uno de los más prominentes científicos que fue parte del equipo responsable de diseñar la bomba atómica.

En estos documentos se afirma que Davinson está presionando a la CIA para que le den una traducción textual del “mensaje del espacio” y la identificación del trasmisor de donde proviene.

Al científico le dicen que la señal es realmente un código morse y proviene de una estación de radio con licencia en los Estados Unidos, sin embargo el científico insiste en que las características de los sonidos de la cinta no son de tipo morse.

Incluso se llega a afirmar que Davinson habría amenazado a la CIA con revelar en una revista una presunta actividad extraterrestre que estaría encubriendo el organismo de inteligencia.

En el documento C05515650 se lee: “Nos gustaría despedir a este hombre de una vez por todas. Si no puede obtener esta información, Davinson va a presionarnos para obtener el permiso para usar el cartel de la oficina de Chicago y otros carteles del gobierno Estados Unidos que ha recibido en este asunto en un artículo para alguna revista espacial”.

Más adelante advierten que el científico podría publicar “críticas a la Fuerza Aérea por ocultar información sobre platillos voladores”. Concluyen afirmando que Davinson “no es tonto y ATIC lo está tratando como uno”, refiriéndose a que no iban a lograr convencerlo de que el mensaje era un código morse.

Frustrado por no obtener la información que pedía, Davinson efectivamente publicó sus artículos, uno de ellos titulado ‘La Fuerza Aérea y los platillos voladores parte 3: La CIA se involucra con los platillos voladores’. Esta nota fue referenciada en otro documento desclasificado refiriéndose a una visita de Davinson a los cuarteles de la CIA en Chicago y una posible revelación de la ubicación de estos por parte del científico.

Finalmente, en otro documento más dicen que se le entregue la información a Davinson porque quieren “despachar a este hombre de una vez por todas”, reiterando que el científico sigue negando que el mensaje cifrado sea de clave morse.

De qué se enteró Davinson y cuál era el contenido de la cinta es información que no aparece en los documentos.

Explosiones en el cielo ruso

El 12 de abril de 1991 ocurrió una misteriosa explosión en Sasovo (Rusia) un pequeño pueblo ubicado a unas 200 millas al sudeste de Moscú.

El evento fue reseñado por la CIA de la siguiente manera: “La onda explosiva se sintió por las calles, arrancando techos en algunas áreas y tumbando ventanas -incluidos los marcos- en buena parte de los bloques de apartamentos, edificios y estructuras. De acuerdo con testimonios, todo se movió como si se tratara de un terremoto”.

El documento afirma que la alarma fue total, y que a la mañana siguiente muchos de los testigos no habían podido recusarse del shock de la experiencia, varios de ellos fueron heridos con vidrios y tuvieron que ser atendidos por paramédicos.

Share.

Comments are closed.