Cargando Streaming

Isabel Pantoja eclipsa con su show a Edurne y Carlos Jean en Idol Kids: ¡demasiados focos hacia su persona!

0

No sabría decir por qué, pero este lunes el cuerpo me pedía estrenos en televisión. Jarana en vena. Tenía ganas de volver a estos blogs por la noche y cuando vi que hoy Telecinco arrancaba con su Idol Kids, me ilusioné. Ese talent musical que por culpa de la Covid tuvo que guardarse en un cajón. Tanto tiempo esperando. ¡El concurso más influyente e importante del mundo! Yo no voy a decir que me encantan los niños, que me apasiona la música y los concursos, no. Seré sincero: tenía ganas de Idol porque tenía ganas de Isabel Pantoja (64 años). Es más, es que este programa no debería llamarse Idol Kids, sino Idol Pantoja. Es SU programa y SU momento.

Porque intuía lo que este lunes he podido corroborar, para mi gozo, sin ningún atisbo de duda: el concurso es de Isabel Pantoja. Todo ha girado en torno a ella: Isabel lo ha hecho suyo, en el significado más amplio y literal de la palabra. De nada ha servido que, aparte de Isabel, en el jurado hubiera dos personas más, Edurne (34) y Carlos Jean (47). Simple atrezzo. Los coristas de la reina de la música, los acompañantes del show de Isabel. Pantoja ríe, Pantoja llora, Pantoja baila, Pantoja canta. Por favor, que nadie vea esto como una crítica mala porque no lo es.

Creo que ella simplemente cumple con el papel que se le pide. Sin ella, Idol no sería Idol. Es más, diré que Idol Kids es un programón. El que necesitábamos en estos momentos. Un concurso fantástico que, aunque parezca más de lo mismo, tiene sello e identidad propia. Me parece un producto cuidado, bien hecho, de calidad. Con mimo. Un formato de altura, con un jurado brillante -Edurne, la más cerebral- y un presentador, Jesús Vázquez (54), para quitarse el sombrero. Ahora bien, dicho esto, creo que puede casar con el hecho de que Isabel Pantoja es la estrella y que, por momentos, eclipsa a Edurne y Carlos Jean. ¡Esos focos que tanto le gustan hacia su persona! A mí Pantoja no me cansa, me hipnotiza. Es una mujer que gusta a la cámara. Y ella lo sabe, claro que lo sabe.

Las redes, siempre tan ácidas, se le han echado encima a la pobre Isabel por querer captar siempre la atención, por sus lágrimas desgañitás. Especialmente dura para ella ha sido la actuación de Antonio, un chico sevillano que ha cantado Marinero de luces. Isabel se ha roto. No ha parado de llorar y apenas si podía hablar. Las redes berreando que aquello no es un plató de Sábado Deluxe, el público enmudecido y Pantoja abriéndose como nunca: “Gracias, mi vida, por cantar esa canción. Yo tuve que dejar de cantarla. Es mi vida plasmada en un disco. Nunca haré otro disco igual”.

Share.

Comments are closed.