Cargando Streaming

La Reserva Federal de EE UU avisa de que la recuperación se modera y mantiene intactos los tipos de interés

0

La primera reunión del año de la Reserva Federal de EEUU (Fed), que ha concluido este miércoles en Washington, ha sido también la primera bajo la presidencia de Joe Biden. De ahí que, ante el ambicioso plan de estímulos del demócrata y su empeño en acelerar la vacunación contra el coronavirus, las conclusiones del encuentro hayan supuesto también un diagnóstico acerca de la viabilidad del programa, y del acompañamiento necesario para que surta efecto. Nadie albergaba dudas sobre el mantenimiento del precio del dinero en torno al 0%, una contención que va camino de cumplir un año, pero sí se esperaban proyecciones sobre el previsible impacto que el programa de Biden obre en una economía con pronóstico reservado. De entrada, la llegada de este a la Casa Blanca ya supone un alivio para la Fed, que se vio obligada a defender activamente su independencia durante el mandato de Donald Trump.

“El restablecimiento de la economía estadounidense depende de la covid-19 y de la vacunación”, ha indicado la institución mediante un comunicado. “El ritmo de recuperación de la actividad económica y del empleo se ha moderado en los últimos meses, con la debilidad concentrada en los sectores más duramente golpeados por la pandemia”. Como se esperaba, la Fed mantiene los tipos en un rango objetivo de entre el 0% y el 0,25%. La primera reacción no se hizo esperar: la caída del índice dólar de 90.50 puntos a 90.44.

Durante sus últimas reuniones, la Fed ha adoptado cambios significativos en su política tradicional, vinculando cualquier aumento futuro de las tasas de interés a un persistente aumento de la inflación, así como cualquier cambio en su operación de compra de bonos por valor de 120.000 millones de dólares al mes -que inyecta liquidez a los mercados financieros desde el pasado marzo- a un “progreso sustancial adicional” en las tasas de empleo e inflación. Es decir, hasta que la economía mejore sensiblemente y se llegue al pleno empleo, algo que los datos de la pandemia cuestionan a diario. La compra de bonos se mantiene en la cuantía y el ritmo conocidos, ha confirmado este miércoles la institución.

Los datos económicos apenas si han variado desde la última reunión de la Fed, en diciembre, si acaso muestran un leve empeoramiento, por ejemplo en pérdida de empleo. Los analistas consideraban por tanto que los responsables de diseñar las políticas del banco central estadounidense probablemente desoirán cualquier sugerencia de que la mejoría económica que se prevé a medida que avance la vacunación, o un posible repunte inflacionista esta primavera les haga reconsiderar su promesa de mantener una política monetaria laxa. Este jueves se conocerá el dato del PIB, otro indicador relevante.

El anunciado plan de Biden de 1,9 billones de dólares para combatir la pandemia y sus consecuencias económicas podría impulsar un crecimiento económico más rápido a corto plazo, pero aun así la mayoría de los expertos esperaban que el banco central mantuviera su moderación, ya que la inflación se mantiene por debajo del objetivo anual del 2% de la Fed y el empleo sigue estando unos 10 millones por debajo de su nivel prepandémico. El panorama de riesgos a corto plazo, con un previsible incremento de los precios “moderado” en primavera, según la Fed, permite albergar esperanzas de cara al segundo trimestre del año si el ritmo de inmunización alcanza a la suficiente población para el verano, como prometió Biden.

Share.

Comments are closed.