Cargando Streaming

Las personas de raza negra y asiáticas son mucho más vulnerables a la pandemia

0

Las personas de raza negra y asiática tienen un mayor riesgo de infección por Covid-19 en comparación con las de raza blanca. Las de raza negra tienen el doble de probabilidades de infectarse por el SARS-CoV-2 en comparación con las de raza blanca. Y las personas de origen asiático también tienen 1,5 veces más probabilidades de infectarse con el virus en comparación con las de raza blanca, incluso cuando se ajustan los factores como la edad, el sexo y las comorbilidades como hipertensión, el cáncer, la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares o respiratorias.

Lo ha visto un estudio de las Universidades de Leicester y Nottingham, apoyados por el Centro de Investigación Biomédica de Leicester del Instituto Nacional de Investigación en Salud (Gran Bretaña).

Los hallazgos, que se publican en EClinical Medicine por «The Lancet», puede ser de vital importancia para la salud pública a la hora de diseñar intervenciones para reducir la morbilidad y la mortalidad entre los grupos étnicos minoritarios.

Se trata del primer metanálisis que ha investigado el efecto de la raza sobre la evolución clínica de pacientes con Covid-19. En total ha examinado más de 1.500 artículos, que contenían datos de más de 18 millones de personas que habían participado en 50 estudios en Reino Unido y EE.UU.

Todos los estudios se publicaron entre el 1 de diciembre de 2019 y el 31 de agosto de 2020 en revistas revisadas por pares o como preimpresiones en espera de revisión por pares. «Nuestros hallazgos sugieren que el impacto desproporcionado de Covid-19 sobre las comunidades negras y asiáticas se atribuye principalmente al aumento en el riesgo de infección entre este grupo de población», segura Manish Pareek, autor principal del artículo.

Las razones por las que estas razas son las más sensibles a la pandemia son múltiples; no solo biólógicos, sino que son más socioeconómicos. Los investigadores escriben en su artículo que el racismo y la discriminación estructural también pueden contribuir a un mayor riesgo y a peores resultados clínicos.

Es decir, explican, en el contexto de la asistencia sanitaria, esto contribuye a las desigualdades en la prestación de la atención, las barreras para acceder a la atención, la pérdida de confianza y los factores de estrés psicosocial. «Existe evidencia que sugiere que las minorías étnicas y los grupos de inmigrantes han tenido menos probabilidades de acceso a las medidas de salud pública, hacerse pruebas o buscar atención cuando experimentan síntomas debido a barreras e inequidades en la disponibilidad y accesibilidad de la atención médica crítica».

De pandemia… a sindemia
Algunos investigadores afirman que el Covid-19 ha evolucionado de una pandemia a una sindemia, un término acuñado por el antropólogo médico Merrill Singer en los años noventa para una situación en la que «dos o más enfermedades interactúan de forma tal que causan un daño mayor que la mera suma de estas dos enfermedades».

Ya lo advirtió Richard Horton, director de la revista médica «The Lancet», en otro artículo publicado en este misma revista. «No es una pandemia, es una sindemia», afirmaba Horton. Como él, otros expertos consideran que no se podrá controlar la infección por completo si solo se tiene en cuenta la biología y no se atacan los factores sociales relacionados, como pobreza, vivienda, educación, empleo, todo ellos potentes determinantes de la salud de la población.

Share.

Comments are closed.