Ad image

Luis Suárez: cuatro meses expulsado del fútbol.

Victor Guillermo Gonzalez Delgado
3 Min. de Lectura

La Comisión Disciplinaria de la FIFA castigó este jueves al delantero uruguayo Luis Suárez, de 27 años, con nueve partidos internacionales y la prohibición de ejercer cualquier actividad vinculada con el fútbol durante cuatro meses por el mordisco que le propinó al defensa Chiellini el pasado martes durante el partido entre Italia y Uruguay. La FIFA, que le considera culpable de haber violado el artículo 48 del Código Disciplinario de la FIFA (agresión a otro jugador) y el 57 (ofensa a la deportividad contra otro jugador), aplicará la sanción ejemplarizante desde el partido de octavos de final, este sábado, entre Colombia y Uruguay.

El resto del castigo será aplicado durante los próximos partidos de Uruguay en el Mundial, si la selección charrúa sigue avanzando en el torneo, o en sus siguientes encuentros oficiales. “No puede tolerarse semejante comportamiento cuando los ojos de millones de personas están puestos en las estrellas que juegan en el campo”, afirmó el presidente de la Comisión Disciplinaria, el suizo Claudio Sulser.

De acuerdo con el artículo 22 del Código FIFA, el delantero uruguayo del Liverpool (en la agenda del Barcelona y del Real Madrid) no podrá ejercer actividad alguna relacionada con el fútbol (ya sea administrativa, deportiva o de cualquier otra clase) ni entrar en ningún estadio durante la duración de la prohibición.

El futbolista tampoco podrá entrar en los recintos del estadio en el que la selección uruguaya dispute un encuentro mientras esté cumpliendo con los nueve partidos de suspensión. Por último, se le impone una multa de 100.000 francos suizos (82.250 euros). Un portavoz de la FIFA confirmó a este periódico que Suárez sí podría ser transferido a otro club durante su periodo de ostracismo futbolístico.

La decisión fue comunicada al jugador y a la Asociación Uruguaya de Fútbol a primera hora del día y generó un extraordinario cúmulo de reacciones en Uruguay y en el mundo entero, divididas entre el aplauso por la inhabilitación y la sorpresa ante un castigo considerado excesivo por muchos. La FIFA informó de que la decisión no es definitiva y puede ser apelada, pero aclaró inmediatamente que cualquier recurso de apelación a la medida no suspenderá la aplicación de la misma, lo que en términos prácticos supone la despedida del Mundial del delantero centro más valorado del planeta en la actualidad.

Share this Article
× ¿Cómo puedo ayudarte?