Pegados al sofá: cómo un aditivo alimentario común nos quita las ganas de hacer ejercicio

0

Eres sedentario, pero no te sientas mal por ello, échale la culpa a los fosfatos. Según un nuevo estudio científico, este aditivo común en los alimentos procesados podría ser responsable de que hayas perdido cualquier interés por el ejercicio físico.

Los roedores que se atiborraban al aditivo “no pudieron generar suficientes ácidos grasos para alimentar sus músculos”, concluye la investigadora principal del estudio, Wanpen Vongpatanasin.

Tras monitorizar la actividad física de participantes de distintas etnias, de 18 a 65 años, los datos recogidos en este proyecto indican que la respuesta al fosfato en humanos es muy similar a la de los ratones. Los niveles más altos del compuesto también están relacionados con una reducción del tiempo que las personas dedican a hacer ejercicio, así como con un aumento de los períodos de sedentarismo.

Los fosfatos controlan las enzimas implicadas en el metabolismo energético y la expresión de genes como aquellos relacionados con la síntesis de ácidos grasos en el músculo, que se usan como combustible durante el ejercicio físico.

Fuente: El País. 

 

Share.

Comments are closed.