Cargando Streaming

Pierde los kilos navideños sin enterarte con estos gestos 100% efectivos

0

¿Lo primero? Elimina la palabra dieta de tu mente

La Navidad ha llegado a su fin dejado a su paso además de reencuentros familiares, unos cuantos kilos de más para la gran mayoría. Precisamente lograr una silueta más esbelta también es uno de los propósitos más perseguidos en el inicio del año, de ahí que enero sea uno de los meses en los que hay una mayor motivación con el deporte. El problema surge cuando se busca perder lo ganado en apenas dos días, y no, lamentamos decirte que los milagros no existen.

La pérdida de peso es un proceso paulatino que no tiene más misterio que ingerir menos calorías de las que se gastan. Hasta aquí todo bien. Pero si lo que quieres es alcanzar con éxito tu objetivo tendrás que comenzar con un cambio de hábitos eliminando de tu vocabulario la palabra “dieta”.

 

Un cambio de hábitos

“Hay que vigilar lo que compramos y leer la letra pequeña de los alimentos, especialmente el porcentaje de azúcares añadidos”, nos cuenta Elena Gurucharri, nutricionista y dietista en Apeteat, y nos explica que las alimentaciones pobres en nutrientes y muy restrictivas sumadas al contar calorías de manera excesiva es otro de los aspectos que harán que no duremos más que varios días sin “pecar” cayendo en el riesgo de darnos un atracón para reducir la ansiedad que eso conlleva. Insiste además en la importancia de que más que recurrir a planes “detox” a corto plazo, lo mejor es un cambio progresivo en el estilo de vida.

Prescindir de los carbohidratos y las grasas por completo no es nada recomendable. “Nuestro organismo los necesita, porque además de aportarnos nutrientes, son los responsables de que nuestro metabolismo funcione correctamente”, cuenta la dietista. De hecho, en un estudio publicado por la revista “Cell Metabolism” en el que se comparaba la dieta de distintos grupos de personas, se llegó a la conclusión de que, a la hora de bajar de peso, los que seguían una dieta rica en grasas saludables (como el Omega 3), pero baja en carbohidratos, bajaban de peso con más facilidad que los que no lo hacían. “Si se busca es una pérdida de peso sin perder masa muscular lo más recomendable es ingerir además buenas cantidades de proteínas, que nos mantendrán saciados más tiempo”, explica.

 

El deporte, tu aliado

Esto es especialmente importante cuando se busca definir la figura y aumentar la masa muscular, según nos cuenta la entrenadora Gemi Osorio, propietaria del centro “Pilates y movimiento”. La experta comenta que uno de los puntos clave para la pérdida de grasa es buscar entrenamientos interválicos -como por ejemplo las rutinas HIIT- que aceleren el metabolismo (obligándolo a seguir funcionando a pleno rendimiento aunque hayamos terminado de entrenar), y no centrarnos solamente en el cardio.

Con el fin de lograr la ganancia de masa muscular Gemi aconseja introducir ejercicios globales como por ejemplo jalones de poleas altas, remo cerrado, sentadillas de peso libre, flexiones de pectoral y de tríceps, plancha abdominal o trabajo de empuje de prensa con los que se activan grupos musculares diferentes. Además, añade que se debería incluir a la rutina una labor de resistencia, otra cardiovascular y nuevamente un trabajo de elongación y movilidad para trabajar todos los grupos musculares y añade que, a la hora de trabajar la fuerza, habría que empezar con cargas no muy altas para que el cuerpo poco a poco se vaya adaptando.

Pequeños cambios que marcarán la diferencia

Pero eso no es todo. A estos consejos habría que sumarle un descanso adecuado, prescindir de las calorías vacías del alcohol y los picoteos. Además, hay unos trucos infalibles para “engañar” al estómago y la mente que nunca fallan y que te mostramos a continuación.

– Utiliza un plato pequeño: comer con los ojos es uno de los mayores errores, y una vez que se llena el plato, independientemente del tamaño que sea, la mayoría tiende a dejarlo vacío. Si utilizas uno de menor tamaño tu subconsciente pensará que hay la misma comida y te llenarás con menos cantidad.

– Cena antes de las 8: numerosos estudios científicos lo demuestran, cenar pronto además de propiciar un buen descanso, favorece el adelgazamiento. ¿La razón? Muy sencilla. Tienes varias horas de margen antes de irte a la cama de quemar lo que has comido.

– Cambia las proporciones: todo es cuestión de perspectiva, en tu plato comprueba que haya un 50% de verduras, 30% de proteínas y 20% de hidratos.

– Apunta lo que comes: otro de los métodos más aconsejados por los nutricionistas es hacer un listado con todo lo que ingerimos a lo largo del día, de este modo serás más consciente de las cantidades y los errores que cometes.

– Bebe un vaso de agua antes de las comidas: además de llenar el estómago, te ayudará a reducir la ansiedad.

– En lugar de pan, recurre a crudités: mucha gente recurre al pan para ’empujar’ sin ser pensar en la de calorías vacías que ingiere. Si necesitas algo para acompañar y añadir una extra de sabor sustitúyelo por zanahoria o apio cortado en tiras. Mucho más saludable y apenas sin calorías.

– Fruta entre horas: es el snack perfecto, al igual que el pavo, los frutos secos y otras alternativas como por ejemplo los edamames (una vez que los pruebes te vas a enganchar.

– En las terrazas, agua con gas: perfecta para ayudar en las digestiones y muy saciante.

– El brócoli y el calabacín, la nueva pasta: parece que está de moda eso de encontrar sustitutos, pero lo cierto es que tanto uno como otro sirven como alternativa a la pasta y el arroz. Cuando los pruebes, no querrás otra cosa.

– Sustituye las patatas fritas por palomitas: ¿no te puedes resistir a darte un capricho? Aunque vayas a pecar no significa que debas hacerlo de malas maneras. Cambia las patatas por palomitas al horno y sin mantequillas ni aceites, además de riquísimas apenas tienen calorías y son muy saciantes.

– Duerme bien: otra de las responsables del hambre voraz es el cansancio. Nuestros ritmos circadianos si no descansamos lo suficiente se alteran y como consecuencia propician las ganas de comer. Como ves es todo un círculo vicioso.

Share.

Comments are closed.