Cargando Streaming

Una mayor productividad mantendrá bajos los precios de los alimentos la próxima década

0

Las mejoras en la productividad superan el crecimiento de la demanda y generan una tendencia que es “una buena noticia para los consumidores pobres, pero ejercerá presión sobre los ingresos agrícolas”, resume el último informe de Perspectivas Agrícolas 2019-2028 que firma de forma conjunta la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y que ha sido presentado esta segunda semana de abril de 2019 en Roma.

Las tendencias estimadas por los expertos incluyen también una recuperación a corto plazo en los precios de cereales, la carne de vacuno y de ovino. Y en concreto en los cereales se prevé un incremento en su producción del 13%, fundamentalmente de arroz y trigo, con un aumento para la próxima década de unos 150 millones de toneladas. En pleno debate sobre la procedencia de la reducción del consumo de carne, los productos de origen animal registran una “sólida demanda” que genera incentivos para aumentar la producción del sector ganadero, por lo que prevé que “el aumento del uso de cereales para forraje excederá el incremento para uso alimentario”.

Estos cambios en los hábitos de consumo imprimen un elemento de incertidumbre ante las posibles modificaciones normativas en el futuro, entre ellas evitar la epidemia de obesidad. “Es extremadamente importante porque estas múltiples formas de malnutrición pondrán mucha presión en las potenciales acciones políticas”, ha destacado Máximo Torero, director adjunto del departamento de Desarrollo Social y Económico de FAO durante la presentación.

Los posibles acuerdos comerciales con importantes repercusiones en los mercados, como las tensiones manifiestas entre Estados Unidos y China, o el creciente impacto de los climas extremos, que inciden en la seguridad alimentaria, las inversiones o las migraciones condicionarán también las perspectivas futuras. Este estudio detalla que las emisiones directas de gases de efecto invernadero de la agricultura, marcadas en un 11% del total mundial, crecerá un 0,5% anual, en comparación con el 0,7% de los últimos 10 años. En otro informe de la FAO titulado. El estado de los mercados de productos básicos agrícolas, publicado el pasado octubre, ya se adelantaba que, en términos comerciales, la subida de temperaturas perjudicaría la producción en las zonas en desarrollo y aumentaría las exportaciones de los países ricos, en una dinámica que radicaliza la brecha de la desigualdad.

En alusión al ellos, y en un ambiente de desconfianza por los desacuerdos comerciales y la ralentización de las inversiones, el director de Comercio de la OCDE, Ken Ash, alentó a promover más políticas formativas, educativas, de capacidades y tecnología en la agricultura familiar.

Con información del País. (Diario digital de España)

Share.

Comments are closed.