Ad image

‘Zack Morris’, del colegio en «Salvado por la campana» a la abogacía en «Franklin & Bash».

Victor Gonzalez
3 Min. de Lectura

collaghghgeacto5455Mark-Paul Gosselaar se convirtió en un icono televisivo para millones de adolescentes con «Salvado por la campana», un papel, el de Zack Morris, que le condenó a ser encasillado hasta que fue rescatado para productos adultos como «NYPD Blue», «Raising the Bar» y la vigente «Franklin & Bash».

«No sabía lo que hacía por aquella época ni cuánto dinero estaba ganando», dijo a Efe Gosselaar, de 39 años, en un reducido encuentro con medios internacionales, entre ellos Efe.

«Simplemente era un niño y me lo pasaba genial. Estaba en la escuela. Aquello no era trabajo para mí. Todos estábamos muy verdes pero lo cierto es que nunca había dedicado tanto tiempo a algo como a aquella serie. Tenía responsabilidades, pero solo me di cuenta de que estaba frente a mi carrera cuando terminé de rodar», añadió el intérprete.

«Veo a los actores jóvenes de hoy y siento mucho respeto. Ven el potencial y la importancia de lo que hacen desde el principio. A mí me daban un guion y lo hacía de forma seria, pero sin el esfuerzo que le dedico hoy día», comentó este actor que se hizo popular junto a compañeros de reparto como Mario López, Dustin Diamond, Tiffani-Amber Thiessen y Elizabeth Berkley.

«Por entonces no había paparazzi y nadie tenía teléfonos con cámaras. Nada de lo que hiciera iba a ser escrutado públicamente. Ahora a gente como Justin Bieber se les castiga por ser niños. La verdad, me siento afortunado de que no me tocara esta época», afirmó.

Pícaro, granuja, atrevido, ligón… Su Zack Morris dejó huella, sobre todo en su carrera. Tanto fue así que no logró hacer olvidar esa imagen hasta muchos años después, cuando un par de productores se la jugaron simplemente por su talento interpretativo, más allá del recuerdo que había legado en «Salvado por la campana».

«Pasé tres años, desde 1994 hasta 1997, en que iba a castings y todos pensaban que era rubio, cuando nunca lo fui. No debieron darse cuenta de que estaba teñido. Claro, como era tan natural… No llegué a estar resentido, pero sí decepcionado porque no eran capaces de verme de otro modo. Por suerte todo cambió», manifestó.

Tras protagonizar algunas películas para televisión, su carrera adulta comenzó con la serie «NYPD Blue», de la mano de Steven Bochco, con quien repetiría posteriormente en «Raising the Bar».

Ahora Gosselaar se encuentra volcado con «Franklin & Bash», cuya tercera temporada se terminó de emitir en EE.UU. a mediados de agosto.

Share this Article
Seguir:
Director Digital de Radio Centro 101.3 FM
× ¿Cómo puedo ayudarte?